27/11/08

Re unito.


Era como cualquier otro día pues. Caminaba entre ese tumulto de brazos y piernas con ese olor a piel…. Puffff horrible ¿no?, en fin. Ya casi había terminado mi trabajo, solo me faltaban unas orejas. Aja. Si pues. Ya estaba oscuro, eran… ¿las quince? Pongámosle dieciséis. Yo ya estaba echando combustible al lugar cuando de pronto veo a uno vivo. Se movía a penas. Me acerco, era una fémina. No se si es que paso mucho tiempo trabajando, o el olor a piel ya me saturó por completo que encontré en ella un bonito lugar en el cual descansar… … … ya, ahora tu crees que estoy bromeando… crees que me volví loco… en serio, te digo la verdad, me enamoré de esa humana... Bueno, lo que sea.

3 comentarios:

pelicanopitekus dijo...

El regreso del Jedi...
****
las humanitas son tan requetebonitas,
que hasta los marcianos las desean.
Un abrazo.

il valich dijo...

Amor animal

KaZe dijo...

eeeerr....
la personalidad.... no cuenta?