25/4/09

Odiota

- Sabes... la verdad es que te necesito. Y supe que tú eras la indicada desde que te vi sentada en esa fría MAC haciendo tus ridículos dibujitos animados. La indicada para que me presentaras a tu amiga de a lado, esa que tiene cabello largo y usa entes obscuros. Pro chiton ah. Esto queda entre nos.
- ¡IDIOTA!

23/4/09

^_^

Dame un beso...
no, no!
Mejor, solo mirame...
....
no ... bueno, mejor solo...
sabes....
mejor solo sentemonos a mirar las estrellas juntos...
no quiero nada mas de ti que saber que estas ahi...
... sonrie hasta que este sueño se acabe como el ultimo...
pero no me importa porque soñaré contigo de nuevo...
algun otro dia...

19/4/09

Mentiras verdaderas, verdaderas mentiras

"... Tengan cuidado y no se dejen engañar, porque muchos vendrán en mi lugar, diciendo: Yo soy el salvador. Esta es la hora de Dios. No los sigan..." (Lc 21, 8)

Se habla de verdades, incluso aquí. Y cuando se habla de verdades, necesariamente, hablamos de mentiras también. La verdad forma parte de una mentira. La mentira es parte de una verdad, por consiguiente.

Hoy en día, hoy en noche, las verdades son tan falsas como las mentiras verdaderas. Pero ambas son siameses, ambas inseparables, indisolubles. Porque, ¿acaso la oscuridad existe sin la luz?

Es por eso que no sabemos distinguir, algunos, a un mentiroso. Por eso cuando nos dicen: Te amo, nos la creemos. Por eso cuando entregamos nuestra virginidad creemos en nuestra pareja. Además, por eso, existimos. Por la verdad, indisoluble. Ying-Yang. Creemos que debemos creer en alguna verdad. Por eso, mentimos a los mentirosos y decimos la verdad a quienes creemos que también hacen lo mismo con nosotros. Hay de quién lo niegue, derechito al cuartel de los mentirosos iría a quedar.
Espirales, giros, convulsiones.

¿Es bueno creer en la verdad? O, mejor, ¿qué tan bueno es creer?, ¿qué tan malo es dejar de hacerlo? Las situaciones en las que uno dice: Carajo, creía que saldría así, podrían ser. Creer, creer en la verdad. No creer, creer en la mentira.

Por eso para verdaderas mentiras, hay mentiras verdaderas. ¿Complicado? No. Sencillo, solo hay que dejar de ver el punto negro en la pequeña hoja blanca de impresora. Ver el fondo, y no la forma. Ver el color y no la sombra. Oír y no escuchar, y no al contrario como dicen algunos. Creer en sí mismos, en nuestra pequeña verdad, que no es verdad del resto. Sino tuya, como tu corazón, como tu estómago, como tu pulmón.

11/4/09

Nada

...
¿porque me miras asi?
no hice nada
...
pues si, es verdad
...
mi abuela casi muere y no senti nada...

10/4/09

foto

Estoy desnudo frente a un espejo. No, estoy realmente desnudo frente a un espejo. Ahora. No me he cepillado los dientes esta mañana.

Todavía cansado. Digo que todavía estoy cansado y he dormido más de 6 horas.

No te voy a abrir la puerta.

9/4/09

hace tiempo que no escribía - nada personal

no soy chevere, pero tu tampoco - nada personal