25/2/09

Calculo mi tempo

Para comprender el tiempo hay que saber matemáticas, pues son números y reglas geométricas. No hay verdad, pasado ni futuro sin las fórmulas que han sido el demoninador común en el eje del le coexistencia de nuestra, ya podrida, raza animal. Tenemos, pues, que todo se inicia en 11 minutos de placer, 9 meses de dolores y angustias, 5 años de determinación, 15 años de formación, 20 años de servidumbre y explotación, 30 años de descanso y jubilación, y muerte.

Diversas líneas contextuales, podrían hacer variar los complementos circunstanciales, mas no podrá cambiarse ni alterarse la cantidad de tiempo. Aquello sería como tratar de cambiar la biblia, y hacer que la iglesia acepte que debe reformarse. No puede, por tanto, evitarse pensar que aunque no se quiera el circulo vital no cambiará para las mayorias. Qué más da...
Al demonio con el diablo, que si yo pudiera solo viviría la muerta; es pasiva, tranquila, solitaria, inalterable.

2 comentarios:

Armando dijo...

Tiempo es lo que todo el mundo anhela. Mienten los que dicen que todos cuentan con 24 horas diarías.

m dijo...

para comprender el tiempo hay que conocernos y comprendernos por dentro pues ahi el origen de nuestros tiempos que son diferentes que las del resto...

algunos corren, otros gatean y otros simplemente se quedan quietos...

tus letras hicieron dar vueltas a mi mente...

saludos y sonrisas para ustedes...