14/1/09

... Hace mucho tiempo

Hace mucho tiempo, en una lejana isla formada por las lagrimas de un dios...
Nació un niño llamado Urashima Taro.
El pequeño Urashima creció, y se convirtio en un pescador, tal como lo era su padre, como también lo fue el padre de su padre, y el padre de este.
Urashima era un hombre muy noble, quien vivia por y para el mar, sin tener hijos, pero si muchos amigos, apreciaba lo poco que tenia como si fuera lo maximo que alguien podria obtener.

Un día, Urashima observo a unos inquietos niños, le parecio que estaban mas exitados que de constumbre, y entonces observo que estaban atacando a una pequeña tortuga, estos al ver al pescador corrieron, dejando a la pequeña tortuga, cuando Urashima volteo la vista hacia la tortuga esta ya estaba en el mar...
No hacia mucho que esto paso, y un día la tortuga volvió a Urashima y lo invitó a un lugar escondido entre el mar como agradecimiento por salvar a la tortuga, lo llamaban " Ryūgū-jō " (El palacio de los dragones), alli Urashima paso 3 felices años sin darse cuenta...
pero cuando lo hizo... sintio añoranza por su hogar, sus amigos, y su compañera el mar...
Fue entonces que Urashima pregunto si podria marcharse, entonces la reina del palacio accedio pero antes de que se marchara le dio un joyero, el cual no debía habrir por ningun motivo...

Finalmente cuando llegó a casa, notó algo diferente, incluso las olas del mar eran distintas...
esque habian pasado 300 años?
aquello que tanto apreciaba, y que fue la razon de su añoranza ya no estaba...

entonces con mucha pena recordo las palabras de la reina, aun asi, abrio el joyero...
....
algunos dicen que este contenia la verdadera edad de Urashima y tan pronto lo abrio, envejecio y murio...
otros dicen que al abrir el joyero se transformo en una grulla....

3 comentarios:

VERDE dijo...

ESA ES PUES! Esa era la historia a la que me refería en el comentario a la entrada de david.

KaZe dijo...

anda q si? xDD

es un mito japones... xD por eso es la isla formada de la lagrima de un dios xD

Adur dijo...

Cuando no los ponjas alucinados.